lunes, 23 de septiembre de 2013

La mala suerte




Buenas tardes,
Me presento: soy Zayda Sánchez, la persona más supersticiosa que os podáis echar a la cara. Dicho lo cuál, os comento: he intentado mantenerme al margen del tema Casillas, los que me conocen lo entenderán, soy poco objetiva con él porque me parece el mejor portero del mundo y siempre he seguido muy cerca su trayectoria. Pero ya tenía ganas de decir lo que siento, aunque estas palabras sean leídas únicamente por mí y por mi padre, mi fan incondicional.
El caso es que Iker se lesionó el pasado mes de enero. Sufrió una fractura en su mano que le dejó 7 semanas de baja. Bueno, en realidad, algo más, ya que desde entonces no ha sido titular en ningún partido del Real Madrid, siendo sustituido por Diego López. Antes de nada quiero adelantar, que Diego López me parece un increíble portero, totalmente necesario en la etapa de juego que ha tenido el Real Madrid.
Desde hace muchos meses también, los debates televisivos sobre si debía jugar Casillas o Diego López eran cansinos y no recuerdo haber escuchado tantas opiniones para que Casillas vuelva a jugar, con otro jugador. Una mayoría aplastante pedía a Ancelotti que le pusiera bajo los palos, pero este seguía confiando en Diego.
De repente saltó la noticia que el entrenador blanco pondría a Casillas para los partidos de Champions. Nunca entenderé esta posición, parecía lo típico de "venga para que estéis contentos, Iker jugará ante el Galatasaray", pero el caso es que Iker jugaba y era una oportunidad de oro para él. Lástima también, con todo lo que ha conseguido que tenga que pelear por una oportunidad.


Pues la mala suerte se cebó con él. Sí, yo creo en la mala suerte, y disculpen, pero lo que tiene este jugador es un gafe de tres pares de narices. Ni Diego López, ni Mou ni Ancelotty ni Florentino. Es verdad que estos señores han ayudado bastante,pero que Iker se chocara con Ramos y este le afectara el costado y tuviera que retirarse lesionado, eso no había nadie que se lo creyera y eso es mala suerte.
La mala suerte a veces, tiene nombre: Mou, que prefirió confiar en Diego cuando Iker ya estaba recuperado. Pero no seré yo quien hable del pasado y le eche la culpa a nadie. Como he dicho antes, López es un grandísimo portero, pero creo que hace tiempo que Iker debe ser el titular del equipo, y de verdad que no es amor de madre.
Lo del otro día fue mala suerte, no un sentimiento fingido como oí decir a un impresentable que no voy a nombrar en el programa Punto Pelota. El problema de la mala suerte, es que casi siempre llega cuando menos se la necesita y tras una época mala, eso de "si hay algo malo, todavía puede ser peor".
Lo reconozco, quiero que Casillas juegue. Nos ha dado muchas alegrías, y aunque no haga falta volverá a demostrar todo lo que vale. Y espero que sea en el Madrid.
No queremos comentarios dañinos hacia él, no ha dado motivos para que se produzca ninguno y echo de menos esas paradas rozando sus manos y pies, perfectamente ejecutadas solo por él.
Disfrutemos de él todo lo que podamos, No hay dos Casillas en el mundo y ya le echaremos de menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada